Carlos Mauricio Bernal

PACIENTE 123

Empatía

La ”Empatía” (identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro) es tal vez la causa más razonable de la cual surge este proyecto. Como paciente y fotógrafo siempre he intentado comprender las vidas de las personas que me rodean y sus problemas.
Es una cuestión de relaciones humanas y como tal, se ha querido mostrar esta escena, en la fotografía central, con una imagen a las cuatro de la mañana en que intentaba, inconscientemente, “encontrar” a alguien al otro lado del ordenador. Alguien que me escuchara y a quien yo también pudiera oír. Las redes sociales son, nos guste o no, la nueva manera de comunicarnos y practicar la “empatía”.
Las tres fotografías de la parte izquierda, desean plasmar tres momentos puntuales de este fenómeno comunicativo. La primera, representa lo que las palabras nunca podrán decir. Es todo aquello que nos es muy íntimo y que nadie jamás podrá comprender. Palabras que “nos queman y nos ahogan”. La segunda imagen es real, otro instante de la enfermedad que logra romper con el esfuerzo de la tranquilidad y que nos aísla de la comprensión de los demás. La tercera, un monitor en blanco, como se queda a veces la mente ante estos procesos médicos tan complicados.
A la derecha del panel dos imágenes simbólicas. El cristal de la sala de espera de un aeropuerto que nos separa de la esperanza por encontrar amor y empatía en la familia.
La última imagen, es también el último recurso ante la imposibilidad de comunicar lo que sentimos. Es como un “botón del pánico” para pulsar cuando ya nada parece aliviarnos.
Saltan las alarmas y ya no hay manera de ocultar el problema y el dolor… hay que pedir ayuda abierta, clara y explícitamente.