Carlos Mauricio Bernal

PACIENTE 123

Tratamiento

Tratamiento, es la tercera escena. La imagen central es una foto explícita de una parte del cuerpo después de habérsele practicado un procedimiento quirúrgico. Como consecuencia de no ser escuchado ni leído atentamente, por parte de los médicos, mi historial para conocer esta rara enfermedad, sufro serias consecuencias después de esa intervención. A la derecha, una fotografía de espaldas recibiendo parte de un tratamiento como intento de “hacer algo” ante el desconocimiento.
Estas imágenes desean mostrar la enfermedad claramente, sin mentiras. Deseo mostrarme vulnerable, humano. Que mi cuerpo cuente la historia ante los inexistentes tratamientos.
Se pretende con ello humanizar el discurso visual de las enfermedades raras para comprender que, quienes las sufrimos, somos mucho más que simples estadísticas.
En la parte izquierda tenemos una imagen de la medicina tradicional, con decenas de medicaciones utilizadas para mitigar el dolor y la rigidez. Justo al lado, una foto de mi suegra confeccionando pequeños paquetes de “hierbas sanadoras” con la esperanza de ayudarme a encontrar algún tratamiento eficaz ante la dura realidad de que nunca existirán estudios, investigación o medicinas que puedan ayudarme.
Debajo de esas imágenes encontramos una de cubos de hielo. Pequeños cubos brillantes, como si fueran diamantes de esperanza. Una imagen tomada en un momento de dolor que me obliga a tirarme al suelo y veo estos brillos entre dos contenedores de basura. También simbolizan el hielo como un sencillo y simple tratamiento antiinflamatorio utilizado desde el inicio de la humanidad.
Se termina la escena con la imagen de un carrito mecánico. Es la aceptación de la realidad que me obliga, en largos periodos de enfermedad, a movilizarme a través de este medio.
Aporta la idea de no rendirse, de seguir luchando, de usar cualquier recurso o medio para ir siempre hacia adelante.